• Dra. G. González

Auto Cuidado




Es importante reconocer que el cuidar de nosotros mismos no sólo es en cuestiones básicas como por ejemplo el tener un techo, vestirnos, algo de alimento y agua; si bien es lo que necesitamos para vivir no es suficiente para cuidarnos de forma eficiente.


¿Te has preguntado qué otras áreas son importantes de tener presentes si hablamos de cuidado personal? Exploremos juntos todo lo que implica cuidarnos a nosotros mismos de forma integral.


Evidentemente, nuestro cuerpo, nuestra pase física requiere de un cuidado constante, a través de una revisión médica regular, tu check up anual, si eres mujer realízate de forma anual el papanicolao y una mastografía; si eres hombre, también es importante el estar al pendiente de tu salud sexual.

Así mismo, el tener una alimentación balanceada donde procures no sólo comer, si no que le des la importancia a nutrir tu cuerpo; va de la mano de hacer ejercicio regularmente y, si no te gusta “entrenar” bien puede procurar moverte a través de caminar.

Aunque a veces el ritmo de vida pueda parecer frenético es crucial buscarnos un tiempo para relajarnos, a veces el lograr hacer una pausa donde podamos estar en paz, en silencio que por breve que sea, puede ayudar.

Recuerda, no podemos trabajar incesantemente, es necesario darnos un tiempo de vacaciones, donde podamos ponerle un alto al ritmo cotidiano, hacer actividades nuevas y descansar; no olvides que esto no descuenta el cuidado con nuestras horas de sueño diario y buscando que en verdad tanto la horas que dormimos como la calidad del descanso en verdad sea reparador.


En el área profesional es crucial que te respetes a ti mismo, respeta tu tiempo de comida y tu hora de salida para que puedas al final de la jornada, dejar el trabajo en la oficina y no lo lleves a casa. Aprende a delegar el trabajo, a integrarte e integrar a tus compañeros para que sea viable compartir las responsabilidades y lograr redes de apoyo.

Si eres profesionista independiente y trabajas de forma individual, es importante tener colegas con quienes puedas revisitar las ideas o refrescarlas con alguna retroalimentación.


Ser políticamente correcto no es excluyente de poder ser asertivo y lograr, en tiempo y en forma decir NO. Reconoce que humanamente no es posible hacernos cargo de todo como un absoluto que solo nos conducirá a la sobre exigencia y saturarnos más. Así mismo, es importante tomar tus periodos vacacionales y hacer uso de tu tiempo libre para descansar y para poder seguir actualizándote en tu área.


En el área personal, aprende quién en verdad eres tú… es lo que te va a permitir imaginar lo que quieres en la vida y, a partir de ello, poder trazar un plan realista a corto y largo plazo de objetivos materializables para irlos realizando. No se trata de sólo soñar despierto y que todo quede en la fantasía o sólo en la ideación, sino que te propongas un proyecto de vida propio.


Recuerda que es importante no sólo el trazo individual, sino el construir redes personales, vínculos que también nutran tu entorno. Socializa… pese a que en un mundo hiperconectado a veces parezca difícil hacer contacto real con otros seres humanos, es necesario contar con vínculos que, en momentos complicados, bien puedan fungir como redes de apoyo. Si cuentas con esos vínculos afectivos, amigos, amigas, pareja, cultiva tus relaciones; sino los tienes hoy, será necesario salir al encuentro y repoblar tu mundo.


También busca espacios, por reducidos de tiempo que sean, búscalos para poder relajarte. Cualquier hora es buena, medita, desarrolla tu capacidad introspectiva que te permita reflexionar en ti mismo, lee o aprende algo nuevo que te permita ocupar de forma constructiva los espacios de tu mente.


Otra área que es importante procurar es lo espiritual y con ello no me refiero a sólo el elemento religioso en particular; se trata de cultivar espacio para la reflexión y que no pases la vida viviéndola en automático, ajeno a todo lo que sucede a tu alrededor y en tu interior. Es cultivar espacios que te permitan desarrollar o fomentar el contacto con tu mundo, la naturaleza, los otros y, sobre todo, contigo mismo para así poder seguir creando.


Evidentemente, de la mano encontramos el área emocional, el estar en contacto contigo y tus emociones es lograr integrarte. El reconocer tus recursos afectivos y poder discernir cómo usarlos para fortalecerte, amarte a ti mismo y aprender a ser benévolo contigo. El permitirte llorar cuando en la vida así lo amerite sin empatanarte en ese sitio, el permitirte expresar tu felicidad sin peder piso, es reconocer tu enojo sin actuarlo en otros o en ti, antes de esto, es mejor practicar el perdón y la gratitud; es poder reconocer tu dones y todo lo que habita en ti.


Cambia tu forma de ver la vida, estar concentrado en ti, valorar lo que tienes, luchar por lo que quieres es hacerte responsable de tu proyecto de vida; no es necesario buscar culpables, enemigos, o dejárselo todo al azar o la mala suerte, eres tu mismo el responsable de tu camino.


En el área psicológica, la capacidad de introspección, como decíamos anteriormente, no sólo te permitirá hacer contacto con tu propia vida y tus emociones, sino te ayudará a reconocer a tiempo la oportunidad de seguir sorprendiéndote y así aprender de lo nuevo.


Es lograr una capacidad de reencontrarte contigo mismo y quitarle la peligrosidad a tus afectos para poder simbolizarlos e intentar comprender de dónde surgen. Es también un ejercicio de buscar ser honesto contigo mismo y así como implica reconocerte con tus dones, también es reconocer lo que te fragiliza, asusta o te cuesta más trabajo, es practicar pedir y recibir ayuda sí así lo necesitas para enfrentar un momento complicado y salir más rápido. Recuerda, el que pide ayuda no es porque no pueda sólo, no va en detrimento de su capacidad; quien pide ayuda es porque en verdad busca resolver lo que le pasa.


¿Qué tan listo estás para cuidar de ti mismo?

¿Qué área necesitas desarrollar más?

¿Con qué necesitas ayuda?

Recuerda, reinventarte es posible...